Labio leporino: ¿cómo afecta a los dientes?

labio leporino blog

Labio leporino: ¿cómo afecta a los dientes?

Uno de los defectos congénitos más extendidos a nivel mundial es el labio leporino. Durante el desarrollo fetal, el labio del bebé sufre un fallo en el crecimiento, permitiendo que se genere una hendidura en su labio superior. No se trata de una anomalía muy grave, ya que mediante una buena cirugía es posible corregir el defecto.

En SilmiDental somos expertos en odontopediatría y nos apasiona la salud dental infantil. Queremos que tengas toda la información necesaria sobre las complicaciones dentales que presentan los niños con labio leporino. Además, vamos a darte todas las claves sobre este defecto congénito, con el objetivo de optimizar tu tranquilidad al respecto y ayudarte a mejorar la salud dental de tus hijos, si cuentan con esta afección.

¿Qué es el labio leporino?

Como ya te hemos dicho, se trata de un defecto congénito, es decir, de nacimiento. Se produce a consecuencia en un fallo en el desarrollo del crecimiento del feto durante la etapa gestacional. Físicamente se presenta como una brecha, más o menos pronunciada, en el labio superior del niño.

Este defecto en el crecimiento suele tener una prevalencia superior en niños que en niñas y puede deberse a una combinación entre factores genéticos y causas ambientales. Los menores que nacen con labio leporino cuentan con algunas complicaciones dentales, tanto a nivel estético, de salud y funcional.

En muchos casos, los niños que presentan esta malformación congénita tienen problemas a la hora de comer o durante la lactancia. Otras consecuencias del labio leporino son los problemas en el habla, la deglución y la masticación. También se asocia esta afección a una mayor presencia de caries infantiles.

Cuando la estructura del labio del feto no se cierra correctamente durante la etapa de crecimiento fetal suele producirse este defecto. En función del grado que presenta la anomalía se establecen diferentes tipos de labio leporino.

Tipos de labio leporino en niños

  • Labio leporino unilateral incompleto: es el grado más bajo de este defecto congénito. El bebé solo presenta una hendidura en su labio, que no llega a la nariz.
  • Labio leporino unilateral completo: la hendidura es mucho mayor, llegando hasta la nariz del bebé.
  • Labio leporino bilateral completo: en estos casos, los niños presentan dos hendiduras amplias, que llegan hasta su nariz. En algunos casos, la afección puede dañar también las encías infantiles.

Factores desencadenantes de la anomalía

Son muchos los factores que hay detrás de la presencia de este defecto congénito. Normalmente, los niños lo padecen a consecuencia de causas genéticas y ambientales.

  • Causas genéticas: la prevalencia de defectos congénitos en bebés es mayor cuando existe alguna historia familiar previa de nacimientos con la anomalía. Por lo tanto, si existen antecedentes familiares es conveniente consultar con expertos durante el desarrollo gestacional.
  • Factores ambientales: la obesidad y los malos hábitos durante el embarazo, como el consumo de alcohol o el tabaco, también aumentan la prevalencia de esta malformación congénita. Por otra parte, algunos medicamentos favorecen la afección. Por ello, si estás embarazada y tienes que tomar fármacos debes consultarlo previamente con tu obstetra.

Así afecta a los dientes el labio leporino

Generalmente las principales consecuencias de esta anomalía del crecimiento son estéticas. Aunque los niños que sufren la afección suelen tener problemas a la hora de pronunciar correctamente y para masticar.

  • Consecuencias estéticas: el aspecto físico es una de las principales consecuencias del labio leporino. Esto, si no se corrige en la primera infancia, puede provocar secuelas a nivel de autoestima en los niños.
  • Salud dental: problemas en la deglución, el habla y la masticación suelen estar relacionados con el defecto congénito. No obstante, suelen desparecer tras la cirugía reparadora en la gran mayoría de los casos. Estudios recientes aseguran que los niños con labio leporino presentan unas glándulas salivales anormales, que favorecen la formación de caries dentales. Por lo tanto, desde SilmiDental te aconsejamos extremar las medidas de higiene bucodental si tu bebé sufre este defecto de nacimiento.
  • Infecciones en el oído: esta es otra de las consecuencias de la anomalía. Su recurrencia puede provocar cierta perdida auditiva. Con el tratamiento quirúrgico desaparecerán estas infecciones.

Tratamiento para el labio leporino

El defecto congénito suele detectarse durante la etapa gestacional, mediante una ecografía de control. De esta forma, tanto los padres, como el personal sanitario pueden planificar los procedimientos a seguir para tratar el problema.

El tratamiento para el labio leporino es una cirugía que se realiza mediante ingreso en el hospital. La operación se basa en cerrar correctamente la hendidura del labio. Normalmente se recomienda corregir el defecto de crecimiento antes de que el bebé haya cumplido un año de vida.

Si tienes dudas sobre el labio leporino o las consecuencias que tiene sobre los dientes infantiles pide una cita en SilmiDental. Nosotros te ayudaremos a esclarecer todas tus dudas y te ofreceremos los mejores consejos para optimizar la calidad de vida de tu peque.

No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.