Enfermedad del beso: síntomas y tratamiento

enfermedad del beso síntomas y tratamiento Silmidental

Enfermedad del beso: síntomas y tratamiento

La mononucleosis infecciosa, conocida popularmente como enfermedad del beso, es una patología de origen vírico de gran prevalencia a nivel mundial. Según datos científicos, gran parte de la población ha estado en contacto con esta enfermedad en algún momento. Desde la Clínica Dental Silmidental te vamos a dar todas las claves para prevenir la afección vírica.

¿Qué es la enfermedad del beso?

Todo el mundo la conoce como enfermedad del beso, pero en realidad se trata de la mononucleosis infecciosa. El nombre popular se lo da una de las formas de contagio más comunes.

Esta patología infecciosa es altamente contagiosa. Su contagio solo se produce por el contacto con la saliva de un afecto. De ahí que reciba ese nombre popular tan peculiar. Pero no solo un beso puede desarrollar la enfermedad, ya que cualquier otro tipo de contacto podría desencadenar su sintomatología.

La enfermedad del beso es consecuencia directa de un virus conocido como Epstein-Barr (EBV). Su acción se genera en los linfocitos, dañando a los glóbulos blancos. Por ello, la fatiga y el cansancio son síntomas comunes de la enfermedad.

En muchos casos, la mononucleosis no comporta una sintomatología demasiado grave. De hecho, en la inmensa mayoría de la población, se supera la afección con síntomas leves, similares a un proceso gripal común. Además, hay personas que han pasado la enfermedad sin ni siquiera darse cuenta.

Al tratarse de una infección muy contagiosa, extremar las medidas de higiene es tu prioridad. En nuestra clínica dental apostamos por ofrecerte cuidados exhaustivos, con el fin de que la bajada de defensas que provoca la mononucleosis no desarrolle patologías orales de gravedad.

Una de las formas más extendidas de la enfermedad del beso es la mononucleosis infantil. Los niños suelen compartir juguetes, cubiertos, vasos, etc. sin tener conocimiento de que esto puede provocar la infección. Pero, la buena noticia es que la patología a nivel pediátrico suele ser mucho más llevadera que en el caso de adultos y adolescentes.

Síntomas de la enfermedad del beso

Es habitual confundir los síntomas de la mononucleosis con un proceso gripal común. Pese a ello, hay algunos signos que nos pueden alertar de que es el virus EBV el que está detrás de la enfermedad:

  • Fiebre alta, superior a 38 grados.
  • Dolor de garganta muy intenso.
  • Inflamación de ganglios linfáticos, retroarticulares u occipitales.
  • Fatiga y cansancio extremo.
  • Malestar general: vómitos, náuseas, dolores corporales, etc.
  • En algunos casos, la mononucleosis provoca inflamación del hígado y/o el bazo.

La gran particularidad de la enfermedad del beso es que su sintomatología varía en función de cada caso. A veces no se dan todos estos síntomas o simplemente pasan desapercibidos. Pero, hay ocasiones en los que los signos de la afección tardan semanas en dar la cara.

Prevención de la mononucleosis infecciosa

Teniendo en cuenta que la enfermedad del beso se contagia por el contacto con la saliva, la prevención de la patología pasa por llevar a cabo medidas de higiene y precaución. Desde el Instituto Silmidental te recomendamos permanecer alerta si estás en contacto con alguien que sufre la enfermedad:

  • Los jabones antisépticos te ayudarán a evitar el contagio. Lávate las manos varias veces al día.
  • No compartas cubiertos, vasos o cepillos de dientes en ningún caso.
  • Evita los besos con una persona que sufra mononucleosis. Así limitarás las posibilidades de contagio.

En el caso de que hayas sufrido la enfermedad del beso en algún momento de tu vida es muy posible que hayas desarrollado inmunidad al virus Epstein-Barr. Algo muy llamativo, es que este virus puede estar presente en la saliva durante varios meses, pese a que la infección haya dejado de ser sintomática.

El debilitamiento del sistema inmune es una de las consecuencias de la mononucleosis. Por este motivo, es conveniente que visites a nuestro equipo médico. La bajada de defensas puede acarrear consecuencias nefastas para tu salud oral, permitiendo que las bacterias de la boca provoquen enfermedades orales diversas.

Nuestro servicio de odontología conservadora se centra en revisar tu sonrisa al detalle, con el fin de limitar las posibles patologías bucodentales. Si tus defensas están bajas, las bacterias tendrán un entorno más agradable para generar caries o patologías periodontales, como la gingivitis o la periodontitis.

Tratamiento de la enfermedad del beso

Para tratar la mononucleosis con éxito es importante contar con un buen diagnóstico previo. Si muestras cualquiera de los síntomas que te hemos detallado antes es necesario que visites a tu médico con rapidez.

Al tratarse de una infección vírica no existen medicamentos específicos para eliminar la enfermedad. Pero sí que te pueden recetar fármacos que palien su sintomatología. Los analgésicos funcionan muy bien para los dolores y el malestar que genera la mononucleosis. También es posible que te receten antiinflamatorios.

En algunos casos más graves, el médico puede prescribir corticoesteroides. Desde el Instituto Silmidental te desaconsejamos la automedicación. Ten en cuenta que esta infección siempre debe de ser tratada en un entorno sanitario. Además, existen medicinas contraindicadas si se sufre mononucleosis, como la aspirina.

Para recuperarte cuanto antes tendrás que mantener buenas condiciones de hidratación y llevar a cabo un proceso de reposo.

Pide cita en Silmidental si has estado en contacto con la enfermedad del beso. Nuestro equipo médico analizará tu boca, con el fin de proteger tu salud bucodental en todo momento.

No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.

Monitor OK