Carillas dentales de porcelana: qué son y para qué sirven

carillas dentales porcelana Madrid

Carillas dentales de porcelana: qué son y para qué sirven

Las carillas dentales son un tratamiento estético o remodelador de los dientes, cada vez con más demanda. Una de sus principales ventajas es que es un tratamiento conservador, ya que sólo se prepara generalmente la parte frontal del diente. Las carillas son el tratamiento más requerido en estética dental, frente a las coronas de recubrimiento total o la ortodoncia, puesto que conseguimos un cambio importante a nivel social y personal en un periodo corto de tiempo.

 

Tratamiento de carillas dentales

En Odontología el tratamiento de carillas dentales consiste en cubrir con una fina capa la cara frontal del diente o dientes a tratar. El objetivo es dar a la pieza dental la forma, color o posición deseada, o tapar lesiones del diente que no queremos que se vean, ya sea un tono grisáceo por una endodoncia, bandas de color producidas por medicamentos, grietas, fracturas, diastemas (pequeño espacio entre dientes), etc.

Además en algunos casos es necesario realizar carillas una vez finalizados otros tratamientos, como puede ser la ortodoncia, para conseguir obtener una sonrisa perfecta que no se alcanza únicamente colocando cada pieza dental en su posición y oclusión correcta.

 

Materiales de las carillas dentales: la porcelana

Las carillas de porcelana se aplican en situaciones donde es necesario modificar posición, color, tamaño, etc. Las carillas de porcelana son mucho más estéticas y son las que se emplean para conseguir la tan deseada sonrisa “10”. Apenas no necesitan mantenimiento, ya que la porcelana no se altera en color, pero si se fractura o hay que modificar algo, es necesario repetir el tratamiento entero de nuevo, ya que no se puede añadir por partes. Se necesitan mínimo dos citas para realizar el tratamiento, una para preparar el diente, tomar impresiones para enviar al laboratorio y colocar provisional y otra para colocar las carillas definitivas.

El tratamiento adecuado para cada caso se valora entre el odontólogo y el paciente y en función del motivo de consulta, la estética deseada, el coste de tratamiento, entre otros criterios. En cualquier caso, el objetivo es conseguir una sonrisa más atractiva con los beneficios psicológicos, sociales y estéticos que esto aporta.

 

No hay comentarios

Deja un comentario